¿Podemos ayudarte? ¡Llámanos! (+34) 670 437 910 - (+34) 93 221 63 06

Noticia

Compartir
26 de enero de 2015

La náutica, un termómetro de la economía

El sector náutico en España ha vivido la peor crisis que se recuerda. A partir de 2008 las ventas iniciaron un descenso en picado hasta llegar al pasado año en el que, por fin, empezaron a levantar cabeza. Por el camino, sin embargo, son muchas las empresas que han desaparecido. Nada que no haya sucedido en otros muchos sectores.

El pasado ejercicio registró un total de 4.209 embarcaciones de recreo vendidas en España, frente a las 3.903 del año anterior, es decir, un 9% más. Queda muy atrás aquel 2007, en el que se vendieron 17.667 embarcaciones.

Naturalmente, en el litoral de la Costa Daurada la crisis se ha notado con la misma dureza. Pero ahora vemos como, tímidamente, parece que entramos en un camino de recuperación. Con las primeras brisas optimistas en 2014, año en el que el comprador nacional ha vuelto a ser una referencia, el sector debería en el 2015 marcar el paso firme del crecimiento.

Creo, sin embargo, que la náutica podría mejorar sustancialmente, más allá de la tendencia general de mejora de la economía. Con algunas mejoras, el sector experimentaría un revulsivo. Una de ellas, la más importante ahora, es minorar la carga impositiva que tienen que sufrir los compradores, soportando un impuesto de matriculación (12%) para embarcaciones de más de 8 metros, único en Europa. Este es un gran freno para el crecimiento del sector.

Otro factor a trabajar es la promoción del turismo náutico, muy poco desarrollado en nuestro país, y con un potencial que todos podemos vislumbrar. Aquí la Administración debe volcarse a fondo. Pero también los clubs, empresas y asociaciones en su papel de desmitificar el adjetivo erróneo de elitista a todo aquello vinculado con la náutica, cuando no es mucho menos así: el 80% de las embarcaciones que hay en nuestro país miden menos de 8 metros de eslora, por tanto es fácil de entender que pertenecen a una clase media, media-alta. Pero es que, además, para practicar la náutica, en cualquiera de sus modalidades, no hace falta tener en propiedad una embarcación. Las posibilidades de alquiler son hoy una realidad con una oferta amplísima.

Rodolf Guasch director general de Hermanos Guasch embarcaciones deportivas SA y miembro de la junta directiva de ANEN

www.hermanosguasch.com