¿Podemos ayudarte? ¡Llámanos! (+34) 670 437 910 - (+34) 93 221 63 06

Noticia

Compartir
14 de abril de 2016

Cocinar a bordo de un velero de alquiler

Cocinar en un barco es toda una experiencia diferente a la de cocinar en tierra, por ello queremos explicarte qué hay que tener en cuenta para cocinar a bordo de un velero de alquiler y puedas disfrutar al máximo de tus vacaciones.

Hay que tener en cuenta que el espacio de trabajo y de almacenaje son más pequeño del que probablemente estéis habituados en casa, y que el movimiento del barco puede dificultar la cocina, especialmente durante la navegación, no obstante para muchos es fácil acostumbrarse.

S vais a navegar en velero durante varios días, es muy importante hacer buenas previsiones de compra, y tener en cuenta las probabilidades de encontrar determinados ingredientes en el puerto de destino, ya que según por qué zonas viajemos puede que no haya supermercados cercanos o bien los ingredientes accesibles sean muy distintos a los que teníamos en mente.

Nuestros veleros de alquiler llevan equipamiento suficiente para que podáis cocinar: fogones basculantes, horno de gas, así como vajilla de poliplástico resistente y cubiertos. Aún así, ante cualquier duda, nos podéis consultar cualquier duda antes o después de formalizar la reserva de alquiler, y os daremos los detalles de vuestro barco favorito.

A menudo nos preguntan, ¿qué podemos preparar a bordo? Lo ideal para navegar son platos que se cocinen de manera rápida y sencilla. Además, habrá que recordar que el gas a bordo es limitado, por lo que tendremos que tener en cuenta el consumo para poder tener los fogones operativos durante los días que pueda durar el crucero.

Mejor aún si al cocinar intentamos ensuciar el menor número posible de ollas y vajillas para tener que limpiar menos, ya que a bordo no hay lavavajillas, y así podremos disfrutar más de la travesía.

Hay que tener también en cuenta que los instrumentos de aluminio -como la cafetera- hay que lavarlos con agua dulce. Y que el resto de menaje lo podéis lavar con agua salada, pero con la precaución de secarlos bien para que la sal no los corroa.

Y no olvidar una de las máximas de los marineros: nunca dejar que se estropeen los alimentos. Por eso es también muy importante hacer una buena previsión de compra y conocer bien los ingredientes y su conservación.

Lo más habitual es embarcar con algunos platos ya preparados, o que no necesiten cocción: sandwiches, comida ligera, ensaladas,... pero si queréis completar vuestro menú, algunas observaciones que os ayudarán a hacer la previsión de compra para escoger qué cocinar a bordo de un velero:

  • Los alimentos base en un barco suelen ser sopas, ensaladas, verduras, huevos y legumbres, pastas y arroces.
  • El pescado durará más si una vez limpiado lo lavamos y conservamos con una mezcla de agua y vinagre envuelto en papel de aluminio. Si lo cocinamos, tendremos unos días más de ventaja.
  • Las carnes, también si las adobamos con aceite, limón y sal, pueden durar unas 48 horas, envueltas en papel de aluminio; mientras que si están cocinadas, ahumadas o adobadas pueden durar hasta 5 días.
  • Los embutidos y fiambres se conservan mucho tiempo en lugar seco y ventilado, excepto el jamón york, que necesita refrigeración.
  • Para las previsiones de agua, tener en cuenta que en verano el consumo es mucho mayor, y que, para cocinar, podemos utilizar agua de mar, mezclando 1 parte con 3 de agua dulce.

Con todo esto, creemos que ya os podéis hacer una idea de menú para vuestro viaje.

No os olvidéis de aperitivos y refrescos con los que acompañar los momentos más distendidos para disfrutar al máximo de vuestra travesía. ¡Buen viaje!